lunes, 14 de enero de 2008

Naves




...desde la primera pincelada ellas intuían que su destino no estaba aquí, lo que jamás pensaron es que serían 15000 kilómetros los que las separarían del taller que las vio nacer.
Es sólo por un rato, no hay prisa, ahora es el tiempo de acompañar...

No hay comentarios: